El Estigma


Una carrera como función biológica (10/06/1998)
10/06/98, 11:41 pm
Filed under: Notas & Entrevistas

Fuente: La Maga – Fecha: 10/06/1998

El orgullo del creador de ‘Cha Cha Cha’, un ciclo “pacifista”

Cómo ando?, se pregunta el mismo Alfredo Casero.

El creador de Cha Cha Cha se queda en un largo silencio mientras come unas galletas hasta que se decide a hablar: “Justamente ayer estuve viendo la cantidad de luchas internas, revueltas, broncas, puteadas que me he tenido que comer en todo este tiempo. Me estuve acordando de cuando en Cha cha cha estuvieron Los Vergara, Roberto Pettinato… A muchos ya los jubilaron por boludos, otros siguen en pie. Todos estos años han sido muy duros. En América todo era nuevo, era un desastre. Recién ahora me doy cuenta de que no paré un solo minuto y este último año fue un tiempo lleno de problemas económicos. Fue una sangría. Lo que pude haber ganado en esos seis años lo perdí en este último, pero no tengo ningún problema en decirlo. Cuando uno apuesta, puede perder. lo mismo le pasa al tipo que apuesta toda su guita en los caballos. Esto no me enorgullece, para nada, pero me ha servido para quedarme con los valores más importantes, que son los que necesito. Ha habido una especie de despojamiento, me he sacado una cantidad de gente caca que fui juntando en el camino. Me di cuenta de que ante el cosmos ocupo el lugar que abarco. Fue mi crecimiento normal. En la naturaleza a tiene violines, todos son golpes, roturas. La flor del irupé, cuando se abre, se desgarra; una mujer, cuando tiene un hijo, arma un quilombo de puta madre aunque le pongas música clásica y al marido agarrándole la mano. La naturaleza es muy cruda y como mi carrera tiene que ver con una función biológica me preguntás cómo me va y debo decirte que muy bien. Todo es naturalmente doloroso, pero me va muy bien”.

-Fueron difíciles estos años?

-En todo este tiempo he luchado contra muchos boludos con poder. El poder es relativo. Un gerente de un canal puede echarte, pero, a la vuelta, a esa mina también la echan. Tengo la certeza de que, en algún momento, nos vamos a encontrar todos en la plaza de Primera Junta, como las empleadas domésticas que esperan que pase una patrona y las elija. Hoy por hoy, los artistas necesitamos de un lugar como el de esa plaza. Pero no nos quejemos: ésa es la función del artista.

-¿Ésa es la función del artista ?

-Sí. Todo pasa por buscar en dónde hacer tu arte y conseguir que alguien te lo pague. Punto. ¿Alguna otra cosa querés? ¿0 querés que te hable del don divino y esas cosas? No, negro; el artista debe buscar esas dos cosas.

-Sin embargo, cuando formaste tu propia productora, La Garza, intentaste ubicarte en otro lugar. No estabas en Primera Junta.

-La Garza estaba destinada a darles trabajo a los actores, productores, técnicos. Muchos pasaron por allá. La idea era construir, no me interesa tener plata.

-¿Porqué creés que no funcionó? Casa Chorizo nunca llegó a emitirse.

-Mentira que no funcionó. No fue vendida. Al Canal 13 o a Telefé no puedo ir con ese producto, y en Canal 9 jugaron todos conmigo. Hicimos La Garza con (Daniel) Lalín. Grabamos cinco capítulos apurados porque debía emitirse y después no pasó nada. En todo ese tiempo yo seguí bancando todos los sueldos por siete meses. Un desastre. Pero por allá pasó (Federico) Luppi, Catherine Fulop, Oscar Martínez, Arturo Maly … Luego hicimos Hormigas, un programa para pibes con (Claudio) Morgado, (Eugenia) Molinari…. pero ese programa supongo que luego del Mundial va a salir por Canal 13. Luego me llamaron para trabajar con Nicolás Repetto, pero no me cerraba. Hice hasta donde pude…

-¿ Nico no te cerró.. ?

-¡Noooo! Me di cuenta enseguida. Lo mío no servía para afuera ni para mí. No tenía posibilidades.

“Quiero Verle la cara a la gente”

Los proyectos del humorista pasan por tener un programa en una radio de la zona Norte y, a partir del primer viernes de junio, presentar Sulamant pour entendús (sic), en el Teatro Concert.

” Quiero estar una hora parado frente a la gente. El espectáculo debería ser como un juego en el cual voy a estar acompañado por dos músicos. Creo que todo esto responde a una necesidad, a volver a algo de mis principios. Nece-sito verle la cara a la gente. Al mismo tiempo, estoy armando una obra que se llama El cuadro, de (Eugène) lonesco. La última vez que hice teatro fue en el 91, un Shakespeare en inglés para unas viejitas… una cosa de locos.

-¿Por qué Ionesco?

-Me parece un autor íntegro que tiene que ver conmigo. En todo este tiempo di todo, ahora quiero recibir cosas. Todo el frenesí del programa tendría que haber durado tres años y no seis. Pero no lo digo para justificarme; todo este tiempo también fue acompañado por el crecimiento de mis compañeros. En algún momento me sentí responsable de todo eso, asomó algún tipo de sentimiento paternalista. Un padre medio choto, tal vez, pero padre al fin. Pero yo quiero mucho a Cha cha cha. Pueden haber existido programas más guarangos, pero no creo que haya existido algo más pacifista. Eso me enorgullece.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: